El 16 de noviembre, Día Internacional del Patrimonio, desde la Delegación de Álava del COA-Vasco Navarro, se ha enviado este manifiesto con la finalidad de recabar el apoyo de Escuelas de arquitectura y Colegios de arquitectos con el propósito de presentarlo al proceso participativo, ya abierto, sobre la futura Ley de Arquitectura.

Puedes adherirte al manifiesto enviando un correo a cultura@coavnalava.com

MANIFIESTO

La arquitectura contemporánea, como el resto de las creaciones contemporáneas, forma parte del sustrato cultural que nos define y caracteriza como sociedad. A lo largo de la historia, como ocurre con las artes escénicas y plásticas, con la música y la literatura, el diseño de producto o industrial, y demás manifestaciones artísticas o creativas, la arquitectura se ha ido transformando como un reflejo de la transformación de la propia sociedad.

El progreso de la arquitectura es, por lo tanto, inherente al progreso de la sociedad.

Así como existe un respeto lógico y razonable por la arquitectura denominada histórica, ha de haberlo también por la arquitectura moderna y contemporánea de calidad. Las circunstancias cada vez más habituales de actuaciones muralísticas sobre los edificios contemporáneos nos hacen pensar que tenemos que encontrar mecanismos pedagógicos, divulgativos y normativos que garanticen la protección, integral o ambiental, de los edificios modernos de interés, independientemente de que estén o no inscritos en un catálogo de protección.

Según la LPI, artículo 10: 1. Son objeto de propiedad intelectual TODAS LAS CREACIONES ORIGINALES literarias, artísticas o científicas expresadas POR CUALQUIER MEDIO O SOPORTE, tangible o intangible, actualmente conocido o que se invente en el futuro. Más adelante, se cita en el Artículo 14: Contenido y características del derecho moral: Corresponden al autor los siguientes derechos irrenunciables e inalienables: (…) 4.º Exigir el respeto a la integridad de la obra. Por todo lo anterior, cabe interpretar de un modo razonable que un edificio es una creación original y que a sus autores, los arquitectos, les asiste el derecho de propiedad intelectual sobre la obra arquitectónica. Esta idea queda reforzada por lo que estipula el Convenio de Berna.

Así, dentro de la nueva Ley de Arquitectura actualmente en tramitación, las y los firmantes de este manifiesto

 

SOLICITAMOS

  • Que en el ámbito educativo (primaria, secundaria, bachillerato) se haga el esfuerzo de divulgar los valores de la arquitectura moderna y contemporánea como un estrato más dentro de la Historia del Arte, donde ocupa un lugar la arquitectura, con las características tecnológicas, compositivas, morfológicas y materiales propias de su tiempo.
  • Que, de igual manera, se haga el esfuerzo de divulgar la arquitectura moderna y contemporánea en aquellos Grados relacionados con la Creación y la Arquitectura, tales como las Facultades de Bellas Artes, las Escuelas de Diseño, y las Escuelas de Artes y Oficios.
  • Que todas aquellas obras de arquitectura que hayan sido merecedoras de algún premio o distinción, o que formen parte de un catálogo sea este público o privado, se reseñen en el propio edificio con un distintivo y con una ficha divulgativa accesible a quien lo solicite, y que esto se haga con cargo a la Administración.
  • Que, en relación con los derechos de autoría de los creadores sobre su obra, se reconozcan los derechos de los arquitectos sobre, al menos, los aspectos singulares o característicos de la obra arquitectónica.

Solicitamos, por lo tanto, que la futura Ley de Arquitectura haga mención expresa a los puntos anteriores.

Ekain Jiménez Valencia, vocal de cultura de la Delegación de Álava del Colegio Oficial de Arquitectos Vasco Navarro.