La Junta de Gobierno del COAG, tras tener conocimiento de la petición que se transcribe al pie, remitida por un arquitecto gallego, profesor de la ETSA de A Coruña, quiere manifestar su apoyo a la misma y ha solicitado a la Dirección General de Patrimonio Cultural y a la Dirección General de Vivienda y Rehabilitación de la Comunidad Autónoma de Madrid, la incorporación de dicha obra al Catálogo de Elementos Protegidos del Ayuntamiento de Madrid, que permita definitivamente su protección integral al más alto nivel, del local comercial que, en el número 55 de la calle de Jorge Juan, fue proyectado y construido entre 1987 y 1989 por el prestigioso arquitecto Francisco Alonso de Santos, para su adecuación como tienda y exposición de zapatos exclusivos, por encargo del empresario del calzado D. Manuel Losada.

Texto de la petición:

Por décadas un sinnúmero de arquitectos, y representantes de las artes y de la cultura, han visitado y reconocido, como referente indiscutible, un hito de la Gran Arquitectura, cuyo valor no depende en este caso de su tamaño, sino por ser una consumada obra del arte constructivo y un importantísimo exponente del patrimonio cívico de la ciudad de Madrid.

Se trata del local comercial que, en el número 55 de la calle de Jorge Juan, fue proyectado y construido entre 1987 y 1989 por el prestigioso arquitecto Francisco Alonso de Santos, para su adecuación como tienda y exposición de zapatos exclusivos, por encargo del empresario del calzado D. Manuel Losada.

De la magnitud y trascendencia de esta obra, dan fe las palabras de João Paulo Providência, el acreditado arquitecto, profesor y crítico portugués: “La obra arquitectónica proyectada por Francisco Alonso de Santos en el casco histórico de Madrid, inicialmente destinada a una zapatería, constituye un patrimonio cultural de suma importancia de la Arquitectura Ibérica, la Arquitectura Europea y la Arquitectura del Mundo. La fortísima experimentación estructural y constructiva, el uso exclusivo de grandes bloques de piedra semipreciosa, dan a la obra un carácter único y son, hoy en día, prácticamente imposibles de reproducir”.

El anuncio, en estos momentos, de su puesta a la venta, abre todas las alarmas sobre su continuidad y conservación, y alerta sobre su potencial pérdida irreparable.

Por lo que SOLICITAMOS, con la mayor urgencia, su incorporación al Catálogo de Elementos Protegidos del Ayuntamiento de Madrid, que permita definitivamente su protección integral al más alto nivel.